Disciplina Positiva

Ser padres es una tarea en la que frecuentemente nos damos cuenta de que no estamos tan bien preparados como pensábamos, por eso en el centro CIPS Málaga estamos interesados en dar a conocer alternativas novedosas para la educación de tus hijos, como lo es la Disciplina Positiva.

La idea de ser padres que teníamos no se ajusta a la realidad de nuestra vida diaria. Cuando recibimos la noticia de que vamos a ser padres, con frecuencia consultamos libros escritos por pediatras, psicólogos u otros profesionales que nos ayuden a afrontar de la mejor manera este gran paso que estamos dando en nuestra vida. 

Nos proponemos ser los mejores padres posibles pero, cuando en nuestra vida diaria se dan situaciones tensas, muchas veces y reaccionamos de una manera muy instintiva y emocional. Estas reacciones pueden surgir de manera desmedida poniéndonos en riesgo de perder el control de nosotros mismos y corriendo el riesgo de olvidar que a quien tenemos enfrente es nuestro hijo. Así surgen los gritos, las humillaciones, los chantajes, las amenazas y los castigos.

Para gestionar los cambios en nuestra forma de educar a nuestros hijos, no basta el querer hacerlo. Se necesita de herramientas que nos ayuden en esta a tarea. Es aquí donde la disciplina positiva nos puede ayudar.

¿ Que es la disciplina positiva ?

La disciplina positiva es un modelo de educación que permite mejorar y establecer una buena comunicación con nuestros hijos mientras abordamos comportamientos no deseados. La disciplina positiva da pautas y orientaciones a los padres para mejorar la conducta de los hijos, enseña a los niños a tener una mejor conducta, a adquirir responsabilidad y desarrollar destrezas interpersonales a través valores como la generosidad, la paciencia y el respeto mutuo.

¿Cuál es el origen de la disciplina positiva?

La disciplina positiva tiene su origen en los estudios de psicología individual del psiquiatra austriaco Alfred Adler en 1920 y de su discípulo el psiquiatra y educador austriaco Rudolf Dreikurs en los años 30, y fue sistematizada por la psicóloga y educadora estadounidense Jane Nelsen en 1981.

¿Lo que NO es disciplina positiva

La disciplina positiva NO es ser padres y madres permisivos/as, NO es dejar que nuestros hagan lo que quieran,  y tampoco es dejar de tener reglas y límites en nuestra familia.

¿Lo que SI es disciplina positiva

La disciplina positiva es encontrar soluciones  que le permitan a nuestro hijo desarrollar autodisciplina, aprender a comunicar con claridad reglas y límites, ajustar expectativas, y desarrollar una relación mutuamente respetuosa con los hijos. Es enseñarles habilidades que les serán útiles a lo largo de su vida (respeto, habilidad para resolver problemas, colaboración, responsabilidad, participación, etc.), incrementar la capacidad y autoconfianza de nuestros hijos ante los desafíos que se presentan en la vida, e instruirlos en valores (cortesía, empatía, amor propio, no violencia, derechos humanos y respeto al prójimo).

Objetivo de la Disciplina Positiva

El objetivo de la Disciplina Positiva es que nuestros hijos entiendan las normas y límites establecidos, pero sin ser una imposición sino como el medio a través del cual el niño se desarrollará sano y feliz. Desde la Disciplina Positiva podemos ayudar a nuestros hijos a entender que deben  hacerse responsable de sus actos y decisiones sin que eso implique dañar su autoimagen.

Cómo educar aplicando la Disciplina Positiva

Debe comenzarse teniendo como punto de partida la comprensión y el análisis. Es importante estudiar el comportamiento nuestro hijo para entender porqué se está comportando de esa manera y qué emociones está experimentando. Una vez se haya identificado la causa del comportamiento, será el momento de poner en práctica herramientas y estrategias enfocadas hacia la resolución específica de cada situación. Así la estrategia no se centrará en buscar un culpable, sino una solución.

 

Es importante darle a los hijos la oportunidad de equivocarse sin sobreprotegerlos, ya que esto les permitirá sentirse valiosos mientras aprenden a desarrollar habilidades de comunicación y gestión emocional. 

 

Las normas y rutinas son esenciales porque permitirán reducir  conductas indeseadas y facilitarán la mejora de otras. Alguna de las estrategias que propone la disciplina positiva para mejorar los potenciales conflictos que pueden surgir en el dia a dia es ofrecerle a tu hijo la oportunidad de escoger entre varias opciones de comportamiento y ayudarle a reforzar así su capacidad de decisión.

 

Por último y por ello no menos importante, hay que darle valor al lenguaje que usamos como padres. Los padres debemos actuar cuidando las palabras y la comunicación no verbal, tratando de no perder el control de la situación y siendo todo el tiempo el mejor modelo positivo para nuestro hijo. Es importante recordar que los niños observan constantemente a sus padres, y copian todas las conductas que les llaman la atención. Es importante ser cautos.

 

¿En dónde puedes encontrar expertos en terapia de Disciplina Positiva?

Puedes encontrarnos en el Centro Clínico Integral Psiquiátrico (CIPS Málaga) en la ciudad de Málaga. El Centro Clínico Integral Psiquiátrico (CIPS Málaga) es un centro clínico con 21 años de trayectoria tratando a personas en las consultas de psiquiatría y psicología, y con más de 15.000 pacientes atendidos a lo largo de estos 21 años.

El Centro Clínico Integral Psiquiátrico (CIPS Málaga) está conformado por un equipo altamente especializado de psiquiatras y psicólogos, los cuales atienden todo tipo de necesidades en el área de Psiquiatría y Psicología.

CIPS Málaga dispone de un área de Psicología Infanto-Juvenil y de Familia, en donde se ofrece entre otras terapias, la terapia de Disciplina Positiva.

Solicita tu Cita Previa