Tratamiento de la Esquizofrenia en Málaga

La esquizofrenia, es un trastorno mental muy común, según la Organización Mundial de la Salud, hay unos 21 millones de personas con esquizofrenia en el mundo. Es más frecuente en hombres que en mujeres y la mayor incidencia está entre la adolescencia hasta la cuarta década de la vida. Estos pacientes tienen 2,5 veces mayor riesgo de morir en edades tempranas por diferentes causas que el resto de la población.

En España, las estadísticas indican que hay unas 600.000 personas con esquizofrenia, con una prevalencia de 1 por cada 100 personas, similar al resto del mundo.

Por este motivo, un centro especializado como CIPS Málaga dirigido por el Dr. Eloy Rodriguez Arrebola, médico especialista en psiquiatría y su equipo médico ofrece la alternativa más profesional en el tratamiento de la esquizofrenia.

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un tipo de psicosis, muy compleja que provoca mucha discapacidad y puede afectar notoriamente la vida de la persona, así como su desempeño social, educativo y laboral. Se caracteriza por una distorsión del pensamiento y del lenguaje, cambios en las emociones y en la percepción del mundo exterior, alteraciones de la conciencia de sí mismo e importantes cambios en la conducta.

 

La diferencia entre psicosis y esquizofrenia, radica básicamente en la terminología, ya que las psicosis son todos los trastornos mentales en los cuales existe una pérdida del contacto con la realidad, siendo la esquizofrenia un tipo de psicosis. 

Síntomas de esquizofrenia.

En la esquizofrenia hay síntomas iniciales o prodrómicos, que pueden durar entre 2 a 6 años, periodo durante el cual se puede expresar algún trastorno de personalidad, problemas del humor, dificultad para la interacción social y problemas con adicciones. Los principales síntomas de esquizofrenia en esta etapa son: embotamiento afectivo, pasividad, falta de iniciativa, empobrecimiento del lenguaje, comunicación no verbal empobrecida,  miedos, nerviosismo, pérdida de la libido, desconfianza, inquietud, falta de energía, depresión o ansiedad, dificultades para la concentración, disminución del rendimiento académico, trastornos del sueño y apetito, comportamiento autoagresivo, retraimiento social, ideas de suicidio, cambios intermitentes en los afectos, entre otros.

Síntomas Clásicos de la Esquizofrenia

Delirios:  en el cual hay una convicción errónea acerca de una idea o hecho que no tiene base real, suelen ser muy complejos y elaborados, fuera de cualquier lógica. Pueden ser pasionales, sensitivos, de interpretación, de imaginación, entre otros.

Cambios en la conducta: pudiendo tener un comportamiento extravagante, frecuentemente con un aspecto personal de descuido y poco aseo.

Trastornos en el discurso: con incoherencias, habla rápida e incomprensible, argumentos ilógicos, asociados en muchas ocasiones con problemas de atención.

Cambios en las emociones: apatía o desconexión entre la expresión facial y el lenguaje corporal 

Alucinaciones: que son percepciones que no están basadas en la realidad, pueden ser fantásticas, pero el paciente las experimenta en forma real. Pueden estar relacionadas con cualquier sentido, visuales, olfativas, táctiles, auditivas o gustativas. Aunque las alucinaciones táctiles y gustativas son las menos frecuentes.

Los síntomas de esquizofrenia en niños suelen tener ciertas diferencias con los adolescentes y adultos. Las ideas delirantes son menos frecuentes en menores de 12 años y son menos complejas, haciendo difícil diferenciar los delirios de los pensamientos. 

En la esquizofrenia infantil hay cambios de comportamiento, con tendencia a ser tímido o retraído, sufrir ansiedad, o bien tener una tendencia al aislamiento social. Está asociado a un coeficiente intelectual bajo y en ocasiones a condiciones del espectro autista.

Síntomas negativos de la Esquizofrenia:

Aplanamiento afectivo. Se puede manifestar por: invariabilidad de la expresión facial, disminución de movimientos espontáneos, escasez de gestos expresivos, contacto pobre en la mirada, ausencia de respuesta afectiva, afecto inapropiado, ausencia de inflexiones en el habla.

Alogia: Se puede manifestar por: pobreza del habla, bloqueo, aumento de latencia de respuestas.

Abulia-Apatía: Higiene personal insuficiente, anergia física, falta de persistencia en trabajo o escuela. 

Anhedonia-Asociabilidad: escasez de intereses o actividades, escaso interes sexual, pocas relaciones con amigos y compañeros. 

Falta de atencion con distraibilidad social. 

Síntomas positivos de la esquizofrenia:

Alucinaciones: Pueden estar relacionadas con cualquier sentido, visuales, olfativas, táctiles, auditivas o gustativas.

Ideas delirantes: De persecución, celotípicas, de culpabilidad, de pecado, de grandeza, religiosas, somáticas, de control, de referencia, de lectura de la mente y de eco, inserción y difusión del pensamiento. 

Conducta extraña: Alteración en conducta social y sexual, agresividad, agitación, conducta estereotipada, y alteración en el vestido y/o la apariencia.

Trastornos formales del pensamiento: Descarrilamiento, tangencialidad, incoherencia, circunstancialidad y asociaciones sonoras. 

Tipos de Esquizofrenia

Esquizofrenia paranoide es la más común, caracterizada por ideas delirantes y alucinaciones sobre todo auditivas.

Esquizofrenia catatónica, hay una falta de movimiento y expresividad, o bien una combinación de periodos de inmovilidad con movimientos automáticos o repetitivos, que pueden perdurar por días o semanas. No hay respuesta a estímulos externos.

Esquizofrenia hebefrénica, en la cual hay un comportamiento desinhibido y con respuestas inapropiadas para la ocasión. Lenguaje incoherente y desorganizado. Tiene mal pronóstico.

Esquizofrenia simple, se presenta un desarrollo insidioso, aunque progresivo, con un comportamiento extravagante, incapacidad para satisfacer las demandas de la vida social y una disminución del rendimiento en general. El afecto esta embotado, con escasa respuesta emocional y pobreza afectiva

Causas de esquizofrenia

No se ha precisado una causa única, sino más bien una interacción de factores genéticos, psicológicos y ambientales que condicionan la aparición de esta enfermedad.

Cabe destacar, que los factores psicosociales tienen un gran impacto en la esquizofrenia. Hay investigadores que han podido relacionar alteraciones en la formación embrionaria del cerebro con la esquizofrenia, también se han propuesto infecciones en el embarazo y trastornos durante el parto. También se han establecido problemas nutricionales como el déficit de alanina y GABA, contaminación ambiental con metales pesados y algunos tipos de problemas metabólicos. 

El factor genético está involucrado, no obstante, la presencia de antecedentes familiares no siempre está presente.

Tratamiento para la esquizofrenia

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente un 50% de la población no tiene tratamiento. La esquizofrenia no se puede curar, pero es una condición médica tratable con éxito, tanto con fármacos como con psicoterapia, de tal manera que se pueda mejorar la calidad de vida del paciente y asegurar su integración social, laboral y educativa.

Dado que no se conoce una causa específica y la gran interacción de diversos factores, el enfoque multidisciplinario del tratamiento permite una mayor tasa de éxito.

Es fundamental la adherencia en el tratamiento de la esquizofrenia, con el objetivo de normalizar y mejoran la calidad la vida, la prevención de recaídas, además de la incorporación de la familia y su entorno.

¿Cómo y donde tratar a una persona con esquizofrenia en Málaga ?

La mejor forma cómo ayudar a una persona con esquizofrenia, radica en primer lugar, entender la patología, sus síntomas, implicaciones y pronóstico.

El apoyo en las citas médicas y el cumplimiento del tratamiento es básico, ya que estos pacientes tiendes a ser muy reticentes a acudir a consultar o cumplir la medicación.  La presencia y comunicación entre un familiar o persona cercana es importante en el momento de la consulta médica. El apoyo también debe estimular o motivar a la persona enferma

Es importante aprender a reconocer los síntomas típicos de un brote psicótico, como por ejemplo son las alucinaciones y delirios, y que requieren de la rápida intervención por parte del especialista en psiquiatría para prescribir tratamiento psicofarmacológico adecuado con el fin de que el paciente no se descompense psicopatológicamente aún más y tenga que requerir un ingreso urgente en Clínica psiquiátrica. 

Por último, concienciar al entorno más próximo, difundir conocimientos acerca de la enfermedad, ayudar a mejorar la tolerancia social y el entendimiento de esta patología compleja pero tratable.

Ahora cuentas con un Centro especializado en Salud Mental  en Málaga , nuestro Centro Clínico Integral Psiquiátrico CIPS dirigido por el Doctor Eloy Rodriguez Arrebola, médico especialista en Psiquiatría con más de 22 años de experiencia en el abordaje de trastornos mentales como la esquizofrenia, contamos con uno de los mejores equipos de especialistas en Psiquiatría: Dr. Javier Hernandez Pedrosa  y la Dra. Marina Romero González como especialista en Psiquiatría Infantil. Nos ponemos a su disposición para valorar su caso o el de su familiar o ser querido.

Solicita tu Cita Previa